Seguidores

No te lo pierdas

ATÓN, EL PODER DEL SOL

jueves, 3 de junio de 2010

 

Para los antiguos egipcios, Atón era el disco solar, cuyos rayos daban vida a la tierra. El símbolo fue promovido particularmente por Amenhotep IV, que cambió su nombre, que significa “Amón está contento”, por el de Ajenatón, “El que place a Atón”. Durante su reinado, Atón fue adorado como divinidad suprema.

Atón significa el “disco solar”. Más tarde se consideró una manifestación de Re; en el Himno a Atón se decía que el cuerpo de Re “es Atón”. En los cinco primeros años del reinado de Ajenatón (1.364-1.347), el dios Atón se representaba como un ser humano con cabeza de halcón; después subsistió sólo como disco solar y fue proclamado divinidad suprema. Ajenatón decidió que el astro solar fuera el único que recibiera culto. Abandonó Tebas, la ciudad de Amón, y se trasladó a un lugar cercano a la actual Tell el-Amarna. Allí fundó la nueva capital, Ajenatón, que significa “Horizonte de Atón”; en ella construyó templos solares a cielo abierto dedicados a este dios.
El rey pretendía asumir el papel de representante único del dios sobre la tierra y limitar el poder del sacerdocio tebano. Intentó suprimir el culto a Amón y borrar su nombre. Sin embargo, algunos dioses ancestrales de origen solar fueron tolerados y no hay constancia de que otros dioses, aparte de los que formaban la Tríada tebana, fueran perseguidos. Ajenatón impulsó un sistema hemoteísta más que monoteísta. Escribió el Himno a Atón, cuya versión más antigua se halló inscrita en la tumba del faraón Ay. A la muerte de Ajenatón, el culto a Amón fue restablecido, y el recuerdo del hereje y su dios, severamente perseguido

0 comentarios: